Inmarcesible
Columna por un Momento







REPORTAJES 2015



V ER MAS..


V ER MAS..

PERIODISTAS EN
EL REINO DEL MIEDO

Ceremonia en memoria de los periodistas asesinados en México, el 5 de mayo de 2012  (AFP / Yuri Cortez)

V ER MAS..

CUERNAVACA DE
RUSTICA A TURISTICA

V ER MAS..

TIERRA SANTA OCUPADA
POR SIONISTAS







CON RABIN MURIO LA PAZ ENTRE PALESTINOS E ISRAELIS: MUNJED SALEH











TRAS LAS HUELLAS
DE "EL CHAPO"





MEXICO LO TIENE TODO

000






NOCHE DE TERROR EN AYOTZINAPA



*NYT destaca los hechos de Iguala, tras los que deasparecieron 43 estudiantes mexicanos
*Fiscalía mexicana e investigadores independientes confirman participación de Policías Municipales
* Hasta el momento se desconoce qué pasó con los normalistas de Ayotzinapa

reportajesmetropolitanos.com.mx/

CIUDAD DE MEXICO, ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, 25 de abril de 2016.-   Las policías municipales rodearon el autobús, detonó gases lacrimógenos, pinchó los neumáticos y obligó a los estudiantes universitarios que se encontraban a bordo de bajar.

Así empieza el relato que el prestigiado periódico neoyorquino The New York Times publica hoy como una de sus principales noticias de los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, de cómo fueron los hechos en los que desaparecieron los 43 estudiantes, relatados por el subprocurador general de México y un grupo independiente de investigadores. 

"Vamos a matar a todos ". Un policía se acercó al conductor y apuntó con una pistola a su pecho. "Usted, también," dijo el oficial.

Con un funcionario de inteligencia militar en busca de agentes de policía y estatales y federales en las inmediaciones, según testigos, los estudiantes fueron subidos en vehículos de la policía y se los llevaron. No se les ha vuelto a ver.

Ellos estaban entre los 43 estudiantes que desaparecieron en la ciudad de Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014 en medio de circunstancias violentas y caóticas puestas al descubierto por un grupo internacional de investigadores, que han estudiado el asunto durante más de un año. La razón de la abducción de los estudiantes sigue siendo un misterio.

Dos informes del Grupo Especial sobre el caso, el más reciente de los cuales fue publicado el domingo, proporcionan al máximo la contabilidad de los acontecimientos que rodearon la desaparición de los estudiantes, que también dejaron otros seis muertos , incluyendo tres estudiantes, y decenas de heridos.

Los informes describen una noche de confusión y terror para los estudiantes y residentes de la ciudad.

El gobierno dijo que 123 personas, entre ellas 73 policías municipales, habían sido detenidos por cargos de crimen organizado en relación con los acontecimientos de la noche, y las autoridades de México han relacionado a la fuerza de policía de Iguala a una poderosa banda de narcotraficantes.

Los 43 estudiantes eran estudiantes en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, un colegio de profesores, en Ayotzinapa, con una historia de activismo.

Estaban entre unos 100 estudiantes que se dirigieron en la tarde del 26 de septiembre de 2014, con un plan para robar algunos autobuses, como lo habían hecho durante muchos años.

Se llevaban a los autobuses, los utilizan para el transporte de sus compañeros para un evento y luego los devolvían. Las compañías de autobuses y la mayoría de las autoridades lo toleraban.

El plan para la excursión esa noche era asegurar varios autobuses para llevar a los estudiantes a una marcha a la  Ciudad de México,  para conmemorar la  matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre de 1968.

"Todos estaban felices,  jugando," un estudiante declaró más tarde, según el primer informe del panel. Se basó en el testimonio de los sobrevivientes, funcionarios de seguridad del gobierno y otros testigos, así como informes desde un centro de mando del gobierno entre las agencias.

Pero las fuerzas de seguridad de la región ya estaban en los planes de los estudiantes. La policía federal intensificó el patrullaje cerca de los autobuses y el centro de mando que une locales, estatales y federales de las fuerzas de policía, así como los militares.

A las 8:15 pm, los estudiantes hicieron su primer ataque, a bordo de un autobús que se había detenido frente a un restaurante. 

https://static01.nyt.com/images/2016/04/25/world/JP-IGUALA/JP-IGUALA-articleLarge.jpg

Los padres de los estudiantes que faltan reunidos en la universidad de los profesores en Ayotzinapa que sus hijos asistían. CréditoAdriana Zehbrauskas de The New York Times

El conductor del autobús dijo que tenía que hacer una parada en la estación central de autobuses de Iguala, donde sorprendió a los estudiantes y los encerró en el autobús.

Las 9:15 horas, los estudiantes en los otros dos autobuses llegaron a la estación y liberaron a sus compañeros de clase. 

El grupo requisó tres autobuses más, dejando tras de sí una que no tenía conductor. 

Los cinco autobuses se fueron para Ayotzinapa, tres en dirección a la circunvalación norte de Iguala, dos hacia la circunvalación sur. Luego comenzó el tiroteo.

Varios coches de policía que persiguen los tres autobuses en dirección norte comenzaron a disparar tiros de advertencia al aire. Pero la amenaza de violencia no detuvo a los estudiantes.

Un grupo de ellos dejó a los autobuses y comenzó a lanzar piedras contra un coche de policía que había bloqueado su camino hasta que el coche se alejó.

En otro momento, un estudiante se coló detrás de un oficial de policía y trató de desarmarlo. Como otros agentes de policía llegaron a la ayuda de su colega, el estudiante se escapó, y una bala de la policía rebotó e impactó, hiriéndolo levemente.

Cuando el convoy reanudó su curso hacia el norte a través de la ciudad, balas de la policía golpearon los autobuses. Los estudiantes se lanzaron apoyados en el suelo, pero ordenó a los conductores para seguir adelante.

Cerca de la carretera de circunvalación, sin embargo, la policía había bloqueado el camino con un vehículo. 

Varios estudiantes se bajaron de los autobuses y trataron de levantar el crucero de la calzada, pero los oficiales que permanecían en la carretera abrieron fuego contra el grupo, lo que obliga a los estudiantes a buscar refugio detrás de los autobuses. Los investigadores contaron después de 30 agujeros de bala en uno de los autobuses.

Mientras las balas volaban y las ventanas destrozadas, uno de los estudiantes, Aldo Gutiérrez, recibió un disparo en la cabeza. La primera llamada a un número de atención de emergencias se recibió en 21:48  horas.

Los agentes de policía dispararon contra los estudiantes que trataron de correr a la ayuda de Aldo Gutiérrez.. Otro estudiante recibió un disparo en una mano; la bala esquilada de varios dedos. 

Él buscó refugio detrás de un camión, donde dos policías corrieron hacia él, y le dieron patadas y puñetazos. 

Un tercer estudiante fue golpeado en un brazo por una bala. personal de ambulancias lograron recuperar los tres estudiantes heridos y llevarlos a un hospital, junto con un cuarto estudiante que sufrió un ataque de asma.

"Todos sentían confusión, el terror y la impotencia", escribió el panel, cinco abogados y expertos en derechos humanos de toda América Latina.

En un momento dado, la policía hizo un grupo de estudiantes que estaban escondidos en el tercer desembarco de autobuses y tumbarse en el suelo.

Cerca de 22:50 horas, se los llevaron en seis o siete coches patrulla. Se encuentran entre los 43 estudiantes que desaparecieron.

Mientras tanto, los dos autobuses que tomaron la ruta sur también habían tenido problemas. 

Las 9:40 PM, justo cuando el convoy de tres vehículos fue interceptado cerca de la circunvalación norte, la policía detuvo uno de los autobuses hacia el sur, rompieron sus ventanas con ramas de árboles y dispararon gases lacrimógenos dentro para ahuyentar a los pasajeros.

Los pasajeros fueron sacados del autobús, entre ellos el resto de los 43 estudiantes que faltan.

En otras partes de la ciudad, la policía había detenido el otro autobús hacia el sur. Los estudiantes a bordo, que habían recibido la palabra por teléfono de los otros ataques, bajaron y huyeron al bosque.

En una medida del caos violento que superó Iguala esa noche, otro autobús y varios otros vehículos civiles fueron atacados a pesar de que no tenían nada que ver con los estudiantes.

Los Avispones, un equipo de fútbol de los estudiantes de secundaria de la ciudad de Chilpancingo, había jugado un partido de esa noche contra un equipo local en Iguala.

Las 11:15 horas, los jugadores estaban a bordo de su autobús y vovían a casa. Su camino para salir de Iguala los llevó a través de un control de la policía del estado en el que fueron desviados debido a la confrontación entre los estudiantes y la policía, dijeron testigos.

https://static01.nyt.com/images/2016/04/25/world/americas/25iquala2sub/25iquala2sub-master315.jpg

Los familiares de los estudiantes, con carteles que decían: "Nos faltan 43."
Los estudiantes no se han visto desde 2014. CréditoMarco Ugarte / AP

Alrededor de siete millas fuera de Iguala, hombres armados dispararon contra el autobús, matando a un jugador de fútbol y el conductor, e hiriendo a otros siete pasajeros. Los atacantes también dispararon contra otros coches que pasan, matando a una mujer de 40 años de edad que viajaba en un taxi.

Los testigos dijeron que los hombres armados habían incluido los agentes de policía, y pruebas balísticas encontrado que algunas de las armas utilizadas en el ataque pertenecían al departamento de policía municipal de Iguala.

"La hipótesis más probable es que el autobús había sido confundido por una de las personas que llevaron a los profesores en formación", escribieron los investigadores.

Algunos jugadores de fútbol, ​​entre ellos uno que había sido herido en el ojo y estaba sangrando profusamente, lograron conducir a un batallón del ejército cerca, pero no se les ofreció ninguna ayuda. "Ellos indicaron que no podían hacer nada porque no era de su jurisdicción", declaró un testigo.

En otros lugares, en las rutas que conducen de Iguala de Ayotzinapa, al menos dos barricadas fueron creadas por hombres armados no identificados, y uno de los agentes de policía de la ciudad de Huitzuco. Dos civiles resultaron heridos por arma de fuego en uno de los controles de carretera.

El grupo de expertos llegó a la conclusión de que "la acción conjunta muestra un modus operandi coordinada para detener la fuga de los autobuses".

Mientras tanto, en la entrada de la carretera de circunvalación norte, los estudiantes que habían sobrevivido al tiroteo policial contra el convoy de tres autobuses comenzaron a salir de sus escondites y reagruparse en el lugar alrededor de las 11 PM.

La policía había dejado por entonces, y los estudiantes trataron de grabar la evidencia del ataque al tratar de comunicarse con sus compañeros de clase en los otros autobuses.

Periodistas, así como algunos maestros, comenzaron a aparecer, y antes de la medianoche una improvisada conferencia de prensa estaba tomando forma en el medio de la carretera.

Alrededor de las 12:30 de la mañana, un vehículo utilitario deportivo blanco y negro de un coche condujeron cerca, sus ocupantes se toman fotografías de la reunión. Algunos llevaban chalecos antibalas y capuchas. Algunos testigos dijeron que también habían visto un coche de policía en la zona.

Quince minutos más tarde, los vehículos devueltos, y tres hombres saltaron y dispararon en la conferencia de prensa desde corta distancia. 

Dos jóvenes fueron asesinados, y otras personas, entre estudiantes y profesores, fueron heridos.

Los sobrevivientes huyeron a los bloques circundantes. Un maestro y varios estudiantes corrieron a una clínica para encontrar ayuda para los heridos.

Ningún médico estaba presente, pero a pesar de sus apelaciones a los despachadores de emergencia, y para el personal militar que se presentaron en la clínica, una ambulancia no llegó durante más de una hora.

Hasta las 3 am, los cuerpos de los dos hombres jóvenes que aún yacían en la calle, sin tapar, bajo la lluvia.

Al amanecer, la situación se había calmado, y los estudiantes supervivientes que habían sido escondidos por toda la ciudad recibió la noticia por teléfono que era seguro salir. En el transcurso de la mañana, se reunieron en las oficinas locales de la fiscal general, donde se reunieron con las autoridades.

Esa mañana, las autoridades también encontraron el cuerpo de otro estudiante, Julio César Mondragón, que había estado en la rueda de prensa.

Había huido cuando comenzó el tiroteo y se había separado del grupo.

Su piel de la cara y los músculos se habían arrancado de su cabeza, su cráneo estaba fracturado en varios lugares, y se rompieron sus órganos internos. Su estado, según los investigadores, "muestra el nivel de atrocidades cometidas esa noche."



ESCRITURARAN PREDIOS IRREGULARES DE EDOMEX

DIA DE
MUERTOS

BENDITO Y SUPERSTICIOSO PUEBLA


 

LA JOYA DE LA CORONA



IMPARABLE EL ROBO DE AUTOS EN ECATEPEC



DROGADICCION ATRAPA A INDIGENAS MIGRANTES



ALERTA MAXIMA EN CINCO ESTADOS POR ACTIVIDAD DE DON GOYO



CENTRO
HISTORICO DE PUEBLA


PESE A OPERATIVOS AUMENTA
DELINCUENCIA EN ECATEPEC




TRAGEDIA EN SAN PEDRO XALOSTOC

TIANGUIS DE MUSICA

ROBO DE AUTOS; EDOMEX EL MAS AFECTADO

1A. Parte

DETERIORO EN CASA
DE MORELOS

MALINALCO,
REGALO DE DIOS

CON EL JESUS EN LA BOCA, ASI SE VIVE EN XALOSTOC

CUESTIONAN CAPTURA DE EL CHAPO




INSEGURIDAD,
PANDEMIA NACIONAL
Segunda parte




TLALNEPANTLA NACE Y CRECE EN TORNO AL SEÑOR DE LA MISERICORDIA




EX HACIENDA DE SANTA MONICA, A CINCO SIGLOS DE SU CONSTRUCCION



REFRANES Y SABIDURIA EN LAS BANCAS DE TLALNE

EL PRI A SUS 85



Ver morir a los
niños en Gaza



El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. Todos los derechos están reservados.
Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado.
 Reportajes Metropolitanos - Derechos Reservados © 2006  www.reportajesmetroplitanos.com.mx