EN LAS NUBES
Inicio / Las Ultimas / Internacionales | Economìa | Policìa | Ciencia y Tecnología | Personajes y Entrevista | Invitadas/ Denuncia Ciudadana |






 
TOMA DECISIONES
22 de febrero de 2016

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         La mejor forma para no enfermarse, segun  el  medico  brasileño Dráuzio Varella, es:  No esconder nuestros  sentimientos. Y da  un  remedio.

         Emociones y sentimentos escondidos, o  reprimidos, terminan  en   daños como: gastritis, úlcera.  Dolores lumbares, en   la columna.

          Con  el  tiempo, la represión de los sentimentos degenera hasta el câncer.

         Entonces seamos sinceros. Compartamos nuestra intimidad, nuestros “secretos”, nuestros errores.

          El diálogo,  hablar, la palabra, son un poderoso remedio y una excelente terapia.

         Sí, como te lo pedimos: Toma decisiones.

         La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

         Personas negativas no consiguen soluciones  y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más Dulce que existe. Somos lo que pensamos. El pensamento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

         No vivir  de  apariencias.

          Quien esconde la  realidad finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etcétera, acumula toneladas de peso...

          Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz.  Su destino  la farmacia, el hospital, el dolor.

          El rechazo de sí mismo,  ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos. Ser uno mismo  el núcleo de una vida saludable.

         Quienes no se aceptan a si mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos.

         Aceptarse. Aceptar ser aceptado, aceptar las críticas,  es sabiduría, buen sentido y terapia.

         Confie. Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona. No  crea  relaciones estables y profundas.  No sabe hacer amistades verdaderas.

          Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza,  es falta de fé en  sí, en los  otros y en Dios.

         El buen humor,   la  risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida.

         La persona alegre tiene  el don de alegrar el ambiente donde vive. 

         Porque  el  buen humor nos salva  del  médico. La alegría  es salud y terapia.

         Y no nos cobra.
        
         craveloygalindo@gmail.com


GRACIAS
21 de febrero de 2016

mPersonas en un paradero en la carretera federal México-Texcoco, en San Vicente Chicoloapan, Estado de México.

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         Hace mucho, mucho tiempo, cuando era niño mi madre María Teresa, me compró un póster con dos cachorros que decía: "Los amigos hacen que todo sea dos veces divertido".

         Muchos años después todavía lo encuentro igual de cierto.

         Nada hace la vida más rica que un buen puñado de amigos con los que compartir buenos momentos.

         En definitiva compañeros de vida.

          Aquí tienes algunas citas inspiradoras, creadas por mentes con más sabiduría que la mía, sobre las alegrías de las verdaderas amistades.  Las deseo repetir ahora:

         El antídoto para cincuenta enemigos es un amigo, decía el filósofo  Aristóteles.

          Si tienes amigos locos lo tienes todo. Casi siempre desconocido.

         Los amigos son como paredes, a veces te apoyas en ellos y algunas veces es suficiente saber que están ahí.

         Cuenta tu edad con amigos, no con años, cuenta tu vida con sonrisas, no con lágrimas.

          A veces las cosas más ordinarias podrían hacerse extraordinarias, simplemente  haciéndolas con las personas adecuadas.

         A veces, tomar café con tu mejor amigo es toda la terapia que necesitas.

         Los amigos son como flores, iluminan tu día.

         Solo tus verdaderos amigos te dirán cuando tu rostro está sucio.

         Un buen amigo es el   que está  cerca del corazón y siempre  ahí cuando necesitas apoyo.

         Un amigo pasa por alto tu cerca rota y admira las flores en tu jardín.

         Los verdaderos  amigos son los que tienen buenas cosas que decir sobre ti cuando no estás.

          La amistad no es sobre quien conoces desde hace más tiempo… es acerca de quien vino, y nunca se fue de tu lado.

         Y podemos agregar algunos propios. Y de amigos. Claro.

         El que busca un amigo sin defectos. Se queda sin amigos.

         Caer está permitido. Levantarse es obligatorio.

         Si no actúas como piensas, terminarás pensando (sic) como actúas.

         Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.

         No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.

         Y, por último, alguien me sentenció:

         Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio. Mejor no lo digas.

         En lo que estamos totalmente de acuerdo, queridos amigos.

         craveloygalindo@gmail.com


SOBRE EL PRIVILEGIO
20 de febrero de 2017

 


         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         A mis amigos les diría: “Ellos se acercan con rostro alegre y sereno. Y aunque el cielo esté encapotado. La propia luz del día. Y el mismo sol, vienen con ellos”.

         Y a mi nieto el médico Jorge Alberto Ravelo Barba, de regreso a su casa, bienvenido.

         Octavio Raziel García, nos dice:

         “Mi estimado amigo y colega:

         Reconozco que soy un privilegiado. Cuántas razones tengo: Vivo, tengo familia, amigos y salud acorde a mi edad.

         Vivimos, no sólo en México, en el mundo moderno, un narcisismo que ha alcanzado niveles de epidemia. Miles de hombres y mujeres se sienten privilegiados porque nacieron en un nivel social diferente al de los otros; porque tuvieron la oportunidad de escalar a otros niveles, de codearse con sus iguales.

         Quienes están en las alturas son más egocéntricos y su único objetivo es acumular riqueza, posesiones; llegan a puestos públicos, en la mayoría de los casos de rebote, y de ellos no esperamos sacrifiquen su vida por un Dios o una patria.

         Sienten que son privilegiados porque el Eterno se los concedió. La democracia está en manos de payasos. En la política para narcisos, se ha dicho, sólo hay espacio para vendedores divertidos. No para predicadores como M.L. King o A. Merkel.

         Quienes están en el poder se creen con derecho a casi todo y entre ellos se sienten, y lo son, seres privilegiados, alejados de las masas.

         Pero esa búsqueda de privilegios en la sociedad cae como en cascada en la sociedad.

          Los Millenials suben cada día a Instagram 80 millones de fotografías, con más de 3,500 millones de likes:” Yo comiendo”, “Yo en el nuevo bar”, “Yo con mis amigos de la secundaria”, Yo, yo, yo, yo.

         En el Facebook millones de usuarios ofrecen detalles de su vida. Son los privilegiados del siglo XXI. El vanity capital, que es el consumo relacionado con los productos que les hace sentirse diferentes a las nuevas generaciones, mueve 3,7 billones de dólares.

         Los privilegios de los políticos, los militares y hasta los religiosos (muchos acotados por Don Benito Juárez) siguen siendo cotos, fueros que han permitido que nuestros gobernantes, desde el de más arriba hasta el policía de punto, sean diferentes, a nosotros, esto es, los otros.

         Espero no haberme salido del tema, y mucho menos del huacal.

         Un saludo cordial

         Como siempre: Tan tán.

         @O (Octavio García)

         Enseguida otra respuesta a los dos comentarios: Es del escritor José Antonio Aspiros Villagómez:

                                                                                    
11 de 77    11 de 7    
  “Estimado  @                                                                                                           O                Tu respuesta nocturna a Carlos y compartida con nosotros, a mí si me sacó del tema y del huacal, porque uno de los primeros párrafos me recordó el lema de la ACJM: Por Dios y por la Patria, y me volvió a meter ruido porque, yo, de joven no fui comunista, sino acejotaemero (pero nunca neocristero). Y dicen los que creen que saben, que lo normal es ser primero rojillo y, luego, conservador (aunque yo ni a conversador llego).

         Pero estoy satisfecho con esa militancia, que duró muy poco pero me permitió hacer mis pinitos periodísticos, como jefe de redacción primero, y director después, de su revista mensual Juventud católica, de distribución nacional, después de haber fundado en mi grupo parroquial, primero un periódico mural y luego un mensuario impreso llamado Mártires de Tacubaya.

        Me disculpo por tanto yo, yo, yo (aunque no con fotos, ni por facebook), mismo que cuestionas en otro de tus párrafos.

        Buenas noches, casi días. A.”

        Como final feliz al privilegio sólo podría agregar:  Yo sí que soy privilegiado con tantos amigos. Que me quitan el miedo.

         craveloygalindo@gmail.com


LOS PRIVILEGIOS
17 de febrero de 2017

 

 

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

 No  cesan de hablar. Prometer. Enunciar. Pero en firme nada. Absolutamente nada. Lo vemos a diario.

Por eso es que a causa de una larga servidumbre de las conciencias se han introducido los más deplorables perjuicios. El pueblo cree, casi de buena fe, que no tiene derecho más que a lo que está expresamente permitido por la ley.  Nos lo dicen día y noche. Sin el menor rubor. 

Parecen ignorar que la libertad es anterior a toda sociedad y a todo legislador. Y que los hombres no se han asociado más que para poner sus derechos  a  cubierto de los atentados de los malos. Y  al abrigo de esta seguridad, para entregarse a un desarrollo más amplio, más enérgico y más fecundo en el goce de sus facultades morales y físicas.              

El legislador ha sido establecido no para conceder, sino para proteger nuestros derechos. Si a veces limita nuestra libertad, lo hace en virtud de aquellos de nuestros actos que resulten perjudiciales a la sociedad y, por tanto, la libertad civil se extiende a todo aquello que la ley no prohíbe.        

Con ayuda de estos principios elementales podemos juzgar los privilegios.  Lo platicamos así, con  don Fernando Calderón Ramírez de Aguilar.           

Aquellos que tienen por objeto una dispensa de la ley no pueden sostenerse. Toda  ley dice, directa o indirectamente: no hagas daño a tu prójimo.              

Ello  supondría algo así como decirles a los privilegiados: se os permite hacer daño al prójimo. No hay poder al que le sea dado esa concesión.        

Si la ley es pertinente, debe obligar a todo el mundo, pero si es mala, es preciso destruirla, borrarla, desaparecerla, lo que sea adecuado para que no se convierta en un atentado contra la libertad.     A los ciudadanos no se les puede arrebatar nunca una porción de su libertad.  

Por su propia naturaleza, todos los privilegios son pues, injustos, odiosos y están en contradicción con el fin supremo de toda sociedad política.          

Los privilegios honoríficos tampoco pueden salvarse de este precepto, ya que tienen además un vicio adicional, que es el peor de todos.  Tienden a envilecer a la gran masa de ciudadanos y, ciertamente, no es pequeño el mal que se causa al hacerlo.      

No se entiende como se ha podido soslayar esa gran humillación de millones y millones de hombres.     

En el momento en que un poderoso imprime a un ciudadano el carácter de privilegiado, abre en el alma de éste un interés particular y la cierra a las inspiraciones de interés común.

Nace en su alma un deseo inminente de destacarse. Un  ansia insaciable de dominación.     Este deseo, que por desgracia tiene una enorme analogía con la naturaleza humana, es una verdadera enfermedad antisocial.

Tratemos de penetrar momentáneamente en los sentimientos de un privilegiado.

Junto con sus colegas, se considera a sí mismo como un orden aparte, escogida por la nación.  

Piensa que, ante todo, se debe a los de su casta y los demás sólo son los otros.                                                                                                   

Veamos con ojos avizores a los grandes privilegiados y a todos los grandes mandatarios a quienes su Estado coloca en situación de gozar de todos los pretendidos encantos de la superioridad.              

Todos ellos se encuentran solos.  El fastidio fatiga su alma, y venga  así los derechos de la naturaleza.    

Hay que observar el ardor impaciente con  que vuelven a sus cotos de poder en busca de sus iguales. E insensato sembrar continuamente en el terreno de la vanidad. Sólo  pueden recoger más que las zarzas del orgullo y la adormidera del tedio.                

No confundir lo anterior con la superioridad de funciones y no de personas. No enorgullece a unos, ni humilla a los otros.                       

Lo importante de los privilegios es obtenerlos por valía propia y no por herencia y  hacer buen uso de ellos en beneficio siempre de su conglomerado social.             

Los fueros civil y militar son algo que debemos manejar y supervisar con mucho cuidado. Que  no caigan para  mal uso de esos servidores públicos.               

Como desgraciadamente, insistimos nosotros con el médico Calderón, sucede en la actualidad con la corrupción latente.                     

Privilegiar a los amigos, a los cómplices, para obtener, también la autoridad, llamase ejecutivo, legislativo o judicial, son  utilidades en agravio del pueblo.            

Lo vemos hoy en el caso de don Aurelio quien “liberó de toda culpa” en la compra y regreso de la casa blanca al señor de los pinos.         

Ya le dieron otro  cargo, como privilegio ¿O no?

         craveloygalindo@gmail.com


UN APLAUSO
16 de febrero de 2017

 


         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         Sería insensato no prodigarles un aplauso.

          Lo hacemos a nombre de casi mil comunicadores, de todos los Estados Unidos Mexicanos, que hemos recibido título de licenciados en periodismo y la cédula profesional correspondiente.

         “Saberes Adquiridos”. Es el programa que la Secretaría de Educación Pública incluyó en su sistema pedagógico a instancias de la Federación de Asociaciones de Periodistas de la República Mexicana y apoyada por el Club Primera Plana.

         Eva Virginia Castillo Palma, “Coca”, periodista poblana, es la colega más reciente en recibir su título.

         Se le entregó el sábado último en las instalaciones del Palacio Legislativo de San Lázaro. Frente al Consejo directivo de Fapermex, Conalipe  y CPP.

         Teodoro Rentería Arroyave, promotor del programa, y presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo lo hizo.

         Junto a él,  don Raúl Gómez Espinosa y doña María Consuelo Eguía Tonella, dirigentes de ambas instituciones.

         Y en torno a ellos un centenar de comunicadores de las treinta y dos entidades federativas.

         Para ellos, que ya anunciaron la segunda etapa de titulación, (Incluye a comunicadores con 25 años o más de ejercer ininterrumpidamente este noble ejercicio),  reiteramos   el aplauso fuerte, atronador, que mantendremos   siempre  quienes creemos, luchamos y ejercemos  la libertad de prensa y expresión.

         Todos, tras rendir protesta doña Eva Virginia, en un impulso de amor a México visiblemente emocionados, iniciamos a capela el Himno Nacional Mexicano. 

         Fue en el sitio mismo  en donde 500 legisladores, a petición de quienes informamos del acontecer  mundial, habrán de incluir en nuestra Carta Magna al menos dos artículos de gran importancia: El secreto profesional y la Libertad de prensa, expresión e información.

         Y cómo llegamos al recinto legislativo, nos preguntaron.

         Les cuento. 

         De pronto nos convertimos en noticia. Un grupo de comunicadores, alrededor de cien de todo el país, debíamos celebrar la reunión bianual del Consejo de la Fapermex (95 asociaciones) y el Conalipe, más de ciento veintitrés titulados.

          En dónde. Varias opciones. Viables todas.

         Raúl Teodoro Rentería Villa sugirió.

         “Y por qué no en la Cámara  de Diputados”. En la de Donceles. “No.  En San Lázaro” ¿En el Congreso de la Unión? Ni más ni menos.

         El Club Primera Plana, sede de Fapermex, Conalipe y Felap (Federación  Latinoamericana de Periodistas), en la capital del país, abría sus puertas a la  reunión bianual. Como siempre lo ha hecho. 

         Y en principio los delegados aceptamos.

         Tres días antes del sábado 11 de febrero. Nos dieron la noticia desde Matamoros, Tamaulipas. Mario  nos alertó: “Nos vemos en San Lázaro”.

         En efecto Raúl Teodoro, vicepresidente de Conalipe, había tenido éxito. Y el diputado presidente de la mesa directiva Javier Bolaños Aguilar nos abría las puertas  del Palacio Legislativo de San Lázaro.

         Nuestras sesiones de Consejo tendrían  lugar, sin ser legisladores, en la Cámara de Diputados.

         Nos recibían a periodistas de toda la República. Nos convertían, de pronto, en noticia para otros comunicadores. Colegas hicieron entrevistas a nosotros.

         En ocho puntos de la orden del día, dialogo por delante, se llegaron a resultados óptimos. Tuvimos muchos oradores, ellas y ellos. Miguel Sánchez Argüelles, del Estado de México, entre ellos.

         El poder de la mujer siempre se pone de manifiesto. Diría ufano el poeta Pablo Rubén Villalobos, luego de escuchar a la tesorera del CPP Mercedes Avila Govea, en un punto de vista crucial.

         Luego del éxito de la reunión. Una voz del norte: Humberto Leal Valenzuela, presidente de los periodistas de Ciudad Juárez, Chihuahua, pidió dar lectura al mensaje del diputado Bolaños Aguilar. Nuestro anfitrión

         Nos dice, como corolario:

         “Señoras y señores integrantes del Consejo Directivo de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos y del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo nos complace tenerlos de visita en la Cámara de Diputados y les doy la más cordial bienvenida a nombre de la Mesa Directiva del Congreso de la Unión.

         “Celebro que esta reunión se esté llevando a cabo en estas instalaciones que son la casa de la representación del pueblo de México y en donde convivimos, en el día a día, legisladores de distintos partidos políticos quienes ponemos nuestro empeño y dedicación para hacer de nuestro país un país mejor.

         “Con la certeza de que su estancia en este recinto legislativo será totalmente productiva para el fortalecimiento y el ejercicio del periodismo de nuestro país.

         “Me despido deseándoles  el mejor de los éxitos en su sesión de trabajo”.

         Tuvo razón el legislador.

         Se lograron óptimos acuerdos, en ambas sesiones ---Fapermex y Conalipe—en donde se rindió un homenaje  a nuestros colegas victimados.

         Desde 1963  el gremio periodístico ha resentido, hasta el día de ayer  259 asesinatos.  Pese a  que el gobierno nos ha ofrecido seguridad física. Protección social. Elevación de salarios a quienes trabajamos en la comunicación social. Y algo más.

         No obstante, son, como acostumbra, promesas. Sólo eso. Ni modo. O como ayer, en Hidalgo, dijo el huésped de los pinos:

         “No tenemos crisis económica”. ¿quiénes?

         Mejor el aplauso a nuestros colegas. Que sí trabajan.

craveloygalindo@gmail.com
        

LA UTOPIA
14 de febrero de 2017

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Segunda parte -

En este día de la amistad, comparto, además,  un destello de Alberto Cortés  que dice

“A mis amigos les adeudo la ternura y las palabras de aliento y el abrazo. El compartir con todos ellos la factura que nos presenta la vida, paso a paso

“A mis amigos les adeudo la paciencia de tolerarme las espinas más agudas. Los arrebatos de humor, la negligencia, las vanidades, los temores y las dudas”.

Para nosotros transcribirlo, es no sólo  una obligación, sino un compromiso con  alguien que comparte algo bello.  Como también la historia que nos platica Fernando. Humana por supuesto. Pero no todo ceñido a la verdad, según me confiesan algunos amigos.

Los años entre los 30 y los 50.Todo pasó en un abrir y cerrar de ojos.

Mi hermosa familia maduró: Mi niño se volvió cada vez más alto y más seguro de sí mismo. Mis hijas mucho más inteligentes que yo, y más hermosas cada día. Todos encontraron  su camino hacia la madurez.

Trabajé duro durante esos años y, después de que mis hijos crecieron, mi esposa también. Como resultado, a nuestros hijos nunca les faltó nada, pero igualmente aprendieron el valor de lo que un trabajo dedicado puede hacer por nosotros.

Vi a mi esposa cada vez mayor en años y en sabiduría, y me sentí muy agradecido de tener a esta mujer a mi lado durante tanto tiempo - Su mano firme me sostenía y no me dejaba caer.

Mi cuerpo empezó a doler más, y ya no podía hacer las mismas cosas que hacia cuando era joven. No puedo decir que disfruté de eso, pero pronto se volvió una situación cómoda, como un viejo amigo familiarizado con las limitaciones que han llegado y que tienes que aceptar con amor.

Vi a mis hijos hacer  elecciones y seguir  sus caminos, caer  en el amor y en el descubrimiento de sus propias limitaciones y capacidades. Estaba tan orgulloso de ellos, y todavía lo soy.

Entre los 50 y los 70... Parece que los años pasaron aún más rápido.

Mi cara en el espejo empezó a  cambiar un poco. Se volvió vieja, llena de arrugas, como un mapa de historias grabadas en mi piel, marcaban  tantos años de recuerdos, conversaciones, experiencias y sueños.

Me duele el cuerpo, pero mi corazón se disparó cuando mis niños crearon sus propias familias. También me convertí en un abuelo deleitándome en dos generaciones que surgieron del amor de dos personas. Me siento honrado de ser el patriarca de la familia.

Finalmente dejé de trabajar tan duro y me permití sentarme y disfrutar del tiempo que me quedaba. Jugar con mis nietos, compartir las cargas y las preocupaciones de mis hijos, y compartir los últimos momentos con mi esposa, a la que el cáncer lentamente se la llevó lejos de mí.

voy a mentir - esos fueron tiempos difíciles, y no sé qué hubiese hecho sin el apoyo de mi familia. Ellos estaban allí para mí.  Al final, sólo tenía que dejarla ir. Supe en mi corazón que algún día me volvería a unir a ella.

 Entre los 70 y 80... Finalmente hice las paces con mi vejez.

Luché contra esto durante tanto tiempo, pero me di cuenta de que hay estar en paz para aceptar todo el conocimiento que viene con ella.

Todavía había mucho por disfrutar - mi familia se hizo más grande y  numerosa. Crecí para disfrutar de las nuevas tecnologías del mundo, para las que antes rara vez tenía tiempo.

Ahora tengo 83 años.

Todavía siento un montón de tiempo en este mundo, pero cuando miro hacia atrás, puedo decir que he amado cada década de mi vida hasta ahora.

No cambiaría ninguna de ellas, ya que cada una me hizo lo que soy. Me dio placer, y me enseñó más acerca de la vida.

 Me siento agradecido por cada año de vida, cada mañana saludo y cada noche me despido. 

Mi mujer está constantemente conmigo en espíritu, y muchas veces me escucho comentándole cosas que hago.  Mis hijos reciben ahora las mismas lecciones y  aprenden muchas de las mismas lecciones que yo aprendí

Tengo intereses y aficiones, y disfruto de lo que la vida me da.

Dejo que mi querido cuerpo se las arregle para hacer la mayoría de las cosas que quiero cuando lo pido.           
                                           

Mis viejos temores y ansiedades, y las cosas que a veces me ponían triste, se atenúan ahora. Vivo más en el presente, a pesar de mis recuerdos. Estoy vivo, y tengo una vida rica y plena para reflexionar.   
                                                                                                   

Esta es mi historia.          
                                                                 

No tengo el nombre completo de este soñador. Pero si homologas esta historia de vivir con la tuya, ponle el tuyo.    
                          

Ni media palabra más.   Gracias, a todos, por su amistad     
                      

craveloygalindo@gmail.com


LA UTOPIA
13 de febrero de 2017

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Primera parte
         Pensamos que debíamos compartir con todos ustedes, este inspirado mensaje que recibimos de uno de los lectores de nuestro trabajo.

Es un escrito hermoso y esperamos que lo disfruten tanto como nosotros.  Por supuesto, no obstante, por su mismo entusiasmo, y porque muchos hemos tenido diversas experiencias, aplaudimos a quien nos  envía esta perfección de vida: Vaya, una utopía.

Integro.

“Mi nombre es Fernando y he sido lector de esta página por algunos años. Siempre quise escribirles una carta sobre la vida, ya que he visto que hablan mucho de cómo lidiar con los problemas de la edad.

Tengo 83 años, y no entiendo por qué las personas se quejan sobre el hecho de envejecer. Para mí, cada década de mi vida me ha enseñado algo. 

Intenté hacer esto como una pequeña historia, pero mejor lo diré tal cual es. Así es como, personalmente, he amado cada década de mi larga existencia.

Mi primera década de vida (1-9 años)

No recuerdo mucho sobre mis primeros años de vida, pero puedo ver el amor que mis papás me tenían cuando era un pequeño.

El amor que brillaba en sus rostros como hogueras, y que me calentaba a medida que crecía. Mis primeros recuerdos son esa calidez, protección y confianza ciega. ¡No es una mala manera de comenzar el camino de la vida! 

De los 5 a los 10 años, recuerdo  mis primeros límites, y descubrir mis primeras limitaciones físicas como correr, saltar, sentir y llorar.

Aprendí a experimentar la emoción pura de un anhelo, y descubrir sin miedo lo que un cuerpo joven es capaz de hacer.

Fue un tiempo de magia y preguntas. Como cuando las leyendas urbanas parecían ser tan ciertas como el sol encima de mí, y las casas vacías eran cazadas por fantasmas del pasado, que esperaban devorar a los niños pequeños que no hacían caso.

La magia estaba en el mundo, y yo era una parte de esa sensación mística. Me encantó.

En la segunda década de mi vida (Entre los 10 y los 20) 

Se podría decir que me convertí en quien soy en mi interior, en lo que compone mi yo adolescente. Me recuerdo que al mirar  por la ventana, hace  preguntas sobre la vida y traté  de hacer que todas las piezas del rompecabezas encajen en mi mente. Soñé con grandeza, riqueza y fama. Sentí la primera aceleración de mi corazón a los 12 años, mientras miraba a un par de ojos azules como el mar a través del aula de Séptimo Grado.

Mi corazón se rompió por primera vez a los 14 años, pero encontré el verdadero amor a los 17 años, y lo perdí antes de los veinte. Todavía pienso en ella a veces, preguntándome qué hubiese pasado si hubiésemos tomado otro camino.  Sin embargo, estoy contento con lo que elegí.

Aprendí a valorar la amistad sincera, y a conocer el sacrificio y el compromiso que requiere una verdadera amistad. 

Aprendí que esto tiene un valor enorme, y que ser leal con un amigo es un motivo para estar orgulloso. Aprendí los rudimentos de ser un hombre durante esos años - cómo respetar a mis mayores y dar asistencia a las personas más débiles que yo.

También aprendí la importancia de proteger a mi familia y su buen nombre. Aprendí a ser amable con los extraños, es decir, a menos que tuvieran motivos ocultos. Estas lecciones fueron las que me definieron.

Durante mi tercera década (Entre los 20 y los 30)

Me convertí en un hombre. Trabajé más duro que antes, no porque alguien me lo dijera, sino porque quería construir mi propia vida.                                                                                                                      

Descubrí cuán fuerte es tener una motivación para trabajar por mis propios sueños y mis propios fines. Encontré el verdadero amor por segunda vez, y esta vez se quedó. Nos casamos antes de que yo tuviera 25 años, y fui el hombre más feliz del mundo.

No solo encontré satisfacción en el trabajo, sino que también descubrí la gran ambición que me conduce hacia delante. Trabajé duro y me quejé algunas veces, pero puedo decir que nunca me rendí. Lo más importante, cuando llegué a los 30 años, ya había construido mi posesión más preciada - mi familia. Mi esposa y tres hijos. Dos niñas y un niño. 

Las cuatro personas por las que moriría si tuviera que hacerlo, y también las personas por las que vivo. Ellos no son perfectos, pero nunca se me ocurriría sustituirlos por nadie en el mundo. Miro a mis hijos a medida que descubren el mundo, como lo hice yo hace 20 años, la sensación de que la prisa de la primera década de la vida real. Mañana seguimos.  

craveloygalindo@gmail.com 


LA ROSA AZUL. O LA UNIDAD
10 de febrero de 2017

Arco de los Cabos, Baja California Sur. México.

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         En esencia, no somos más que flores de un gran jardín. Hoy, muy descuidado.

Hace tiempo  escuché esta bonita historia y recientemente la recordé porque nos encontramos en una situación similar: Nos demandan ofrecer  unidad al minusválido.

Al considerar la singularidad de aquella rosa azul, llamémosla de tal forma,  supe exactamente cómo debía actuar. 

Porque un simple gesto de amabilidad puede ser muy significativo.

Espero que esta historia te inspire tanto como a mí.

Un único momento de inspiración marca la diferencia. Diría nuestro rector de la UNAM, al convocar a una marcha, de dos, de unidad. El domingo.

Se las platico  con infinita humildad, por quien se trató, entonces. 

Estaba en el supermercado,  y me dirigí al mostrador de salida. Pero  en el pasillo un adolecente me bloqueo el paso. Esperé pacientemente a que se diera cuenta. Entonces el chico grito: “Mamá estoy aquí“. El chico tenía alguna discapacidad mental. Creo que dawn.

Cuando se volteo y me vio tan cerca, se sorprendió. Sus ojos se ensancharon cuando le pregunte: Oye  amigo ¿Cómo te llamas?  Me llamo Dani y estoy de compras con mi madre”; respondió con orgullo.

¡Oh dije.  Es un nombre fantástico, me encantaría llamarme como tú.  Pero mi nombre es Emilio. ¿Emilio, como Emiliano? pregunto el chico. Exacto respondí. 

Y cuántos años tienes, Dani  ¿Qué edad tengo ahora, mama?” pregunto a su madre, que caminaba hacia nosotros.

Tienes 15 años, Dani. Ahora se buen chico y deja pasar al señor.

La salude pero seguí en charla con el joven Dani durante unos minutos más sobre sus gustos y aficiones.

Aprendí mucho sobre él. Que estaba muy emocionado de ser el centro de atención de alguien. Luego se fue, a la carrera  hacia la sección de juguetes.

La mamá de Dani me agradeció que charlase con  su hijo. Me contó que la mayoría de gente ni siquiera lo mira, y mucho menos habla con él.  A veces también se burlan. O simplemente lo ignoran.

Entonces le dije algo y no tengo la menor idea de donde me vino.

En el jardín de Dios hay un montón de rosas rojas, rosas y amarillas. Pero las” rosas azules” son muy raras y deben ser apreciadas por su belleza y distinción. 

Dani es una rosa azul. Y todo el que no se detiene a olfatear y tocar esa  flor, ignora una bendición de Dios.

La mujer quedó en silencio y luego, con una lagrima en los ojos, me preguntó: “¿Quién es usted?”  Sin pensarlo dije: Oh, yo no soy más que un diente de león, pero vivo en el mismo jardín.

Ella extendió la mano y apretó la mía, y dijo: Dios lo bendiga.  

Y entonces, a mí también,  me saltaron las lágrimas.

Habrá entendido el señor de los pinos. Ojalá. Le hará bien.

craveloygalindo@gmail.com


FEDERICO GARCIA LORCA
09 de febrero de 2017

Puente de Dios en Sierra Querétaro, México.

Carlos Ravelo Galindo, afirma: 

“El país, México, es tierra de oportunidades” les dijo el señor de los pinos ayer a 135 repatriados, aún de la administración Obama. No del werito. Y no se mordió la lengua.  Preguntaron.
                    
Por eso, ella,  con intuición femenina. Lógica,  pidió tranquila: “Por qué hablar de política solamente. Tocar poemas, versos, odas que endulcen el ambiente. Sería bálsamo

Tuvo, tiene razón. De vez en vez, le prometí, hacerlo

Hoy comenzamos con algo bello. Y sucesivamente con más de él. O de otros mexicanos  y  extranjeros

En 1898 el 5 de junio nace Federico García Lorca en Fuente Vaqueros, provincia de Granada, hijo de Federico García Rodríguez y Vicenta Lorca Romero.

Será el mayor de cuatro hermanos: Francisco, Concha e Isabel

1908.  Pasa unos meses en Almería, donde comienza sus estudios. Primeros estudios de música

1909 se traslada con  su familia a vivir a Granada

1915-1917 Estudios de Filosofía y Letras y de Derecho en la  Universidad de Granada

Amistad con el núcleo intelectual granadino  (Melchor Fernández Almagro, Miguel Pizarro, Manuel Ángeles Ortiz, Ismael G. de la Serna, Angel Barrios,...)

Viajes de estudios, dirigidos por el catedrático Martín Domínguez Barrueta, por Andalucía, Castillla y Galicia

Inicia su amistad con el compositor Manuel de Falla, quien fija su residencia en Granada

En 1918 publica en Granada su primer libro “Impresiones y Paisajes

Escribe algunos poemas que aparecerán más tarde en su primer libro de versos, Libro de  Poemas

Federico García Lorca Granada 1898-1936, en que lo asesina el dictador Franco.

Romance Sonámbulo

Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña. Con la sombra en la cintura ella sueña en su baranda, verde carne, pelo verde, con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde. Bajo la luna gitana, las cosas la están mirando y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde. Grandes estrellas de escarcha, vienen con el pez de sombra que abre el camino del alba. La higuera frota su viento con la lija de sus ramas, y el monte, gato garduño, eriza sus pitas agrias. ¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...? Ella sigue en su baranda, verde carne, pelo verde, soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar mi caballo por su casa,mi montura por su espejo, mi cuchillo por su manta. Compadre, vengo sangrando, desde los puertos de Cabra.

Si yo pudiera, mocito, ese trato se cerraba. Pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa.

Compadre, quiero morir decentemente en mi cama. De acero, si puede ser, con las sábanas de holanda. ¿No ves la herida que tengo desde el pecho a la garganta?

Trescientas rosas morenas lleva tu  pechera blanca

Tu sangre rezuma y huele alrededor de tu faja. Pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa.

Dejadme subir al menos hasta las altas barandas, ¡dejadme subir!, dejadme hasta las verdes barandas. Barandales de la luna por donde retumba el agua

Ya suben los dos compadres hacia las altas barandas. Dejando un rastro de sangre. Dejando un rastro de lágrimas. Temblaban en los tejados farolillos de hojalata. Mil panderos de cristal, herían la madrugada

Verde que te quiero verde, verde viento, verdes ramas.

Los dos compadres subieron. El largo viento, dejaba en la boca un raro gusto de hiel, de menta y de albahaca

¡Compadre! ¿Dónde está, dime? ¿Dónde está tu niña amarga? ¡Cuántas veces te esperó! ¡Cuántas veces te esperara cara fresca, negro pelo, en esta verde baranda!

 Sobre el rostro del aljibe se mecía la gitana. Verde cama, pelo verde, con ojos de fría plata. Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua. La noche se puso íntima como una pequeña plaza

Guardias civiles borrachos en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar. Y el caballo en la montana.

Tu sangre rezuma y huele alrededor de tu faja. Pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa. Dejadme subir al menos hasta las altas barandas, ¡dejadme subir!, dejadme hasta las verdes barandas. Barandales de la luna por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres hacia las altas barandas. Dejando un rastro de sangre. Dejando un rastro de lágrimas. Temblaban en los tejados farolillos de hojalata

Mil panderos de cristal, herían la madrugada

Verde que te quiero verde, verde viento, verdes ramas. Los dos compadres subieron. El largo viento, dejaba en la boca un raro gusto de hiel, de menta y de albahaca.

¡Compadre! ¿Dónde está, dime? ¿Dónde está tu niña amarga? ¡Cuántas veces te esperó! ¡Cuántas veces te esperara cara fresca, negro pelo, en esta verde baranda! Sobre el rostro del aljibe se mecía la gitana. 

Verde cama, pelo verde, con ojos de fría plata. Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua. La noche se puso íntima como una pequeña plaza.

Guardias civiles borrachos en la puerta golpeaban. Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar. Y el caballo en la montana

Preguntamos, con candor: “México, país de oportunidades”:

craveloygalindo@gmail.com


MAS NOS VALE
08 de febrero de 2017

Dunas de yeso. Cuatro Cienegas, Coahuila, México.

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Todos tenemos cosas en las que creemos, y no solo en términos de religión o espiritualidad, sino en  esas experiencias profundas que nos ayudaron a crecer, a fortalecernos y,  en resumen, a vivir.

Estas son las enseñanzas que queremos recordar todos los días, porque en nosotros está el poder de hacer del mundo un lugar mejor.

Sí, yo creo: 

Que el hecho de que las personas discutan, no significa que no se amen, y que el hecho de que no discutan, no significa que se amen.

Que sin importar cuán cercano sea tu amigo, en algún momento te lastimará y, como buen amigo, debes saber perdonar.

Que las verdaderas amistades crecen a pesar de la distancia. Lo mismo sucede con el amor.  

Que somos responsables de lo que hacemos, sin importar lo que pensemos.

Que siempre hay que despedirse de las personas que amamos con cariño.

Que si no controlas tu actitud, ella te controlará a ti.

Que los héroes son aquellas personas que hacen lo que se tiene tienen que hacer, sin importar las consecuencias.

Que con mi mejor amigo podemos hacer todo o nada, y aún así pasar un buen momento.

Que las personas que crees que te darán la espalda cuando caigas, pueden ser las mismas que te den la mano y te ayuden a levantar.

Que cuando estoy enojado puedo estar de mal humor, pero eso no me da el derecho de ser cruel con los demás.

Que la madurez se trata de experiencias de vida y no de  cuantos  cumpleaños has celebrado.

Que no es suficiente con perdonar a los demás, ya que a veces es necesario perdonarse a uno mismo.

Que sin importar cuánto dolor sienta tu corazón, el mundo no parará para consolarte.

Que los diplomas en la pared no te convierten en una buena persona. Y más, si no te esfuerzas.

En qué más queremos  creer. 

         craveloygalindo@gmail.com


SOMOS CULPABLES
07 de febrero de 2017

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Lo hecho en México, está bien hecho. Y me preguntan los nietos. Y qué hacemos aparte de políticos, que no se pueden exportar. Ni hoyos. Porque se hacen solos. Y menores  que   el  que  el  gobierno le hizo al país.

Sí, insistimos: Somos culpables. Pero lo peor de todo.  Que no hay trabajo. Todo. Hasta el petróleo crudo, ya lo importamos.  No lo fabricamos. Ni mucho menos producimos.

Y sobre el tema de humildad, continuemos con  un cuento   inspirado   en   un cartel pegado  en la pared de Shishu Bhavan,  la Casa Infantil de Calcuta    fundado por la Madre Teresa.

El Papa Juan Pablo Segundo, hoy también santo, la subió a los altares de la Iglesia Católica como  “Santa Teresa Madre de Calcuta”. Su nombre completo. Pero ligado, muy ligado, al tiempo que ocupamos. Y el mundo en que vivimos. 

La escritora Rosa María Campos, madre de los hermanos La Mont  Campos.  También  periodistas, hijos del extinto Alfredo, nos los platica en presencia de su hija  Romina La Mont de Muciño.

“Una vez, hace  ya mucho  tiempo, existió un planeta distante, que se destruyó así  mismo. Este planeta pertenecía a   un sistema solar lejano.  Se acabó. 

¿Fue  un accidente? 

No hijo, no. Lo que  sucedió  fue que lo destruyeron  sus agresivos habitantes muy  corruptos,  competitivos: “negocios son negocios”, “el tiempo es oro” y   culpables de vivir en permanente guerra,

Ellos no se amaban  ni respetaban  a sí  mismos,    menos aún amaban   y respetaban   a  sus congéneres.

Su  placer consistía  en  consumir todo   lo que exigía la presión  de la propaganda  y  satisfacer sus necesidades artificiales,   sin importarles que,  para lograrlo,   tuvieran que  depredar sin piedad  a su generoso   entorno,  que con amor y nobleza  gratuitamente    les brindaba aire,  agua,  comida y  paisajes  maravillosos.

Estos feroces depredadores  eran ajenos a la interdependencia  de  su propio planeta,   con el resto de planetas del universo y totalmente   indiferentes  a los  mensajes que  Gea  les  enviaba  suplicándoles    se acercaran a Dios, liberaran su corazón del odio, vivieran con  sencillez, dieran  más,   esperaran menos y que  unidos   cultivaran   un sentido de responsabilidad universal,   en apoyo de los más débiles de  la   familia global

Es más, estos culpables del  deterioro ambiental  ni siquiera intentaron  sacar de  entre sus  bolas de  naftalina los  sentimientos amorosos con los que se  suponía  habían nacido.

Y entonces,  los más horrorosos,  los   insaciables poderosos planearon,   para su beneficio propio, crueles actos  de violencia para exterminar,  primero  a los  más pobres del planeta.

Luego  fraguaron  guerras fratricidas  para deshacerse de  aquellos seres que no convenían a sus intereses, y más guerras,     hasta  que  el  planeta  después de lanzar  un enorme eructo se  convirtió en un agujero negro,  que dejo escapar algunas  partículas  para  que se transformaran en un cinturón de asteroides alrededor del sol, que el errante viento cósmico  convirtió en  polvo...Taca.campos@gmail.com

craveloygalindo@gmail.com


SER HUMILDES
06 de febrero de 2017

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

         A cien años de la Constitución Política  de  los Estados Unidos Mexicanos.  Frente al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro don Luis María  Aguilar, el rector de la Universidad Nacional  Autónoma de México, expresó:

         La Constitución debe ser clara y cercana a los ciudadanos para que estos la hagan suya.

         Agregó Enrique Graue Wiechers que en el caso de nuestra Carta Magna, ya la hicieron extensa, compleja, confusa y a veces hasta contradictoria, con las reformas  y modificaciones  a las que se le ha sometido en el último Siglo.

         “Debe ser clara, precisa. Cercana a los ciudadanos para que la hagamos  nuestra. La recordemos y la defendamos como el símbolo jurídico al cual adherirnos para poder vivir en paz y progreso”

         Cierto. Agregaría el ministro en retiro, Diego Valadés.

         Ante ello  propuso una ley de desarrollo constitucional que permita ordenar el texto vigente y compactarlo para quitarle especificaciones innecesarias que lo hacen confuso, complejo, inexacto y en ocasiones falto de veracidad.

         Observemos. Son datos estrictamente verídicos:

          Tiene  136 artículos que en 1917 estaban escritos en alrededor de 22 mil palabras. Un siglo después se acercan a 67 mil. De los artículos originales, 22 no han cambiado, lo que representa  al 16 por ciento del articulado.

         Si se mide en palabras, sólo subsisten intactas mil 160 palabras que corresponden a esos preceptos. Lo que equivale a 5.2 por ciento del texto aprobado por la Constituyente posrevolucionaria. Y al 1,7 del vigente en la actualidad.

         Ojalá encuentren  el remedio. Pronto.

         Por cierto, acabamos  de cerrar un libro que habla sobre la Santa Madre Teresa de Calcuta. 

         Amén de su historial. Su paso por la vida. El amor que profesó a sus semejantes. Sobre todo a los necesitados o enfermos,  nos hizo entender.

         Que la humildad es la madre de todas las virtudes: pureza, caridad y obediencia. Y te hace descubrir que ser feliz no es tener una vida perfecta.

         Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia. Las pérdidas para refinar  la paciencia.  Las fallas para esculpir la serenidad. El dolor para  lapidar el placer y usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

         Es cierto, lo que dijo ella, y nosotros compartimos, con añadidos propios:  Con humildad nuestro amor se vuelve real, devoto y ardiente.

         Si eres humilde nada te tocará, ni elogios, ni vergüenza, porque sabes lo que eres.

         Y si te llaman santo no te subas a un pedestal. Porque, sencillamente no lo eres.

         Muchas veces sentimos que estamos más interesados en otro tipo de cosas. En ser admirados y queridos por otros, en recibir elogios y regalos materiales.

Nos preguntamos también cuánto damos  a los demás y cómo nos  comportamos con el prójimo.

Ser humildes, es una lección, tan simple y tan sencilla, que nos permite  asumirla.

Por ejemplo: Habla lo menos posible sobre ti mismo.                                     

Mantente ocupado con tus propios asuntos y no con los demás.

Evita la curiosidad.

No interfieras en las preocupaciones de otros.

Acepta las pequeñas irritaciones con buen humor.

No insistas en las faltas de los demás.

Admite censuras  incluso cuando no son merecidas.

Cede la voluntad a los demás. 

Acepta insultos y calumnias.

Acepta el desprecio y el olvido. 

Se cortes y delicado incluso cuando alguien te provoque.

No busques ser amado y admirado.

No te protejas a ti mismo detrás de tu dignidad.

Cede en las discusiones incluso cuando tengas la razón. Escoge siempre la tarea más difícil.

Reflexionar sobre estas sencillas citas, cargadas de significado, te harán ver la vida desde otro punto de vista, uno más real y humilde.

Como con la de nuestra Carta Magna, con la que iniciamos este comentario.

craveloygalindo@gmail.com


NICOLAS MAQUIAVELO
03 de febrero de 2017

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Sepunda parte

Las pretendidas alianzas que tenemos pendientes, con todo mundo, pero principalmente con el werito del norte,  nos llevan a continuar con el florentino  inteligente.

Y claro con nuestro ilustre amigo   Fernando Calderón Ramírez de Aguilar, que  con su singular gentileza, sigue en la historia de sus personajes.   Aclara que la alianza entre Luis XII y los Borgia había de ser para Florencia una causa de inquietudes y preocupaciones.  ¿Cómo hoy para México?, lo interrumpimos. Nos dice: 

Durante los años que fue duque de Romaña, César Borgia no dejaba de amenazar al estado Florentino. Ello  proporcionó a Maquiavelo la oportunidad de tratar el asunto que perturbaba a los florentinos cuando César les exigía aumentar su soldada a cien mil ducados, suma que no estaban dispuestos a pagar.

Esta fue su primera legación que  resolvió acertadamente. Este  problema  permitió que se le confiara otra ante Catalina Sforza, mujer de gran inteligencia. Al sufrir la insurrección de su pueblo, se protegió en el castillo de Forlì. 

Más adelante, Catalina fue traicionada y César Borgia la detuvo, pero como mujer inteligente que era, tuvo la suficiente presencia de ánimo para rendirse a las fuerzas francesas lo que le valió la vida.

Maquiavelo, que había discutido durante diez días con la condesa y ayudó a solucionar el problema, vio como cada día su sentido de observación y las experiencias vividas aumentaban su aprendizaje.

Las conquistas territoriales y políticas de Cesar fueron múltiples y variadas en la península. Nicolás lo admiraba seducido por sus maneras  y su trato cordial hacia él, ya que César era un hombre educado, inteligente y de finas maneras. A su vez, Maquiavelo se daba cuenta de que era un enemigo potencial y peligroso para Florencia y no dejaba de advertirlo a sus coterráneos.

Maquiavelo en realidad nunca fue embajador oficial. Siempre fue enviado a muy diversas partes. Cruzó los Alpes innumerables veces para realizar misiones diplomáticas. Eternamente se quejó del sueldo raquítico que se le pagaba y casi siempre viajaba con dos auxiliares para que le ayudaran y nadie más.

Al regreso de los Medici, fue despedido por decreto el 7 de noviembre de 1512.  Aprehendido y torturado se le acusó de pertenecer a una conspiración contra los tiranos Medici.

Durante su encarcelamiento es maltratado y vejado hasta que el Papa León X interviene para su liberación ya que al tomar la tiara decreta un armisticio general.

Sale de prisión el 13 de marzo de 1513, se retira a su propiedad en San Casiano in Val di Pesa en donde realiza trabajos de campo conviviendo con los obreros y se revela como un gran escritor. Ahí inicia su obra más importante: El Príncipe.

La obra fue escrita en lengua vulgar, pero el título lo fue en latín: De Principatibus, así como los títulos de los 26 capítulos. El libro comienza con un prólogo laudatorio. Enumera a continuación las diferentes clases de principados que antes de su conquista se regían por sus propias leyes.

El  más importante es el capítulo en que Maquiavelo se ocupa de los principados nuevos que se han adquirido con las propias armas y con el talento personal y que se titula “De los principados nuevos que se adquieren con armas y fortuna de otros”. 

Dedica dos capítulos al cuidado que el príncipe debe poner en la elección de sus ministros. El príncipe no vacilará en pedir consejo a los hombres sabios en que habrá de rodearse. Sus consejeros deberán ser hombres probos, rectos y seguros. 

Después de haber considerado todos los problemas que tendrá que resolver un nuevo príncipe, Maquiavelo se dedica a despertar su ambición. Lo hace en el último capítulo del libro.

En El Príncipe se encuentra apenas una docena de frases que establecieron lo que ha dado en llamarse maquiavelismo. Citemos las más notables:

“Para dominar con seguridad un estado recientemente conquistado, basta con haber extinguido la dinastía de los antiguos príncipes”.  

“No hay que olvidar que es necesario ganarse a los hombres o deshacerse de ellos”.

 “El usurpador de un estado deberá cometer de una sola vez todas las crueldades que su seguridad exija, para no tener que repetirlas”.

“Un príncipe prudente sólo puede y debe cumplir su palabra cuando con ello no se cause un daño”.

Maquiavelo es un hombre que se atreve a exponer con claridad y sin cortapisas su pensamiento honradamente. De ninguna manera lo hace con maldad como se ha hecho creer equivocadamente.

Debido a algunas opiniones influyentes de su época, cuando la Iglesia Católica emprendió la contrarreforma, obra del concilio de Trento, su obra fue proscrita en 1577 bajo el pontificado de Pablo IV y la condenación bajo el pontificado de Pio IV su sucesor.

Maquiavelo muere a los cincuenta y ocho años de edad el día 27 de junio de 1527 y es inhumado en la Santa Croce en Florencia.         

Cuando uno entra y pisa ese sagrado recinto, se percibe una sensación de admiración y respeto por quienes ahí reposan, los más brillantes florentinos que le dieron al mundo cosas maravillosas. Están las tumbas de Miguel Ángel, de Rossini, de Galileo Galilei y el mausoleo vacío de Dante quien murió en Ravena y sus restos nunca fueron trasladados a ese hipogeo.

descansan en paz

craveloygalindo@gmail.com


NICOLAS MAQUIAVELO
02 de febrero de 2017

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Primera parte

Como están las cosas hay que meditar lo siguiente: si la mentira, la felonía, la crueldad fueron utilizadas en todos los tiempos y por todos los actores mundanos con poder, ¿por qué sus obras no provocaron tan vivas protestas y por qué tuvieron tanto éxito?                                                             
La respuesta es sencilla: La mentira, la felonía y el crimen han sido empleados en todos los tiempos y hasta la época actual por los hombres que ocupan el poder.
                                                                        
Estos como siempre darán una respuesta mágica, para cubrirse: fue por razón de Estado.  Aumentos, deterioro, etcétera, como hoy sucede, requiere de una explicación.
                                                               
Eso nos movió e incursionar en la vida de Nicolás Maquiavelo.

                                                                                 
Hablar de la vida y obra del famoso florentino, requiere cuando menos de dos capítulos. Y más si se platica con don Fernando Calderón Ramírez de Aguilar.
                                                      
Conocedor de parte de su historia, acepta realizar, en unas horas de charla, desde su piscina, una síntesis con su amigo, el suscrito autor de En las Nubes.
                                                                                                   
El eminente  ortopedista  tarda más en beber un primer trago a su whisky, que empezar su plática.  Entra   en  materia  y nos cautiva con su narrativa.  Nos dice que los primeros 29 años de la existencia de Nicolás Maquiavelo, constituyen la mitad de la parábola de su existencia.

Vivió 58 años según la expresión de Dante otro brillante florentino, del que no sabe casi nada.  Sin embargo, se conocen la fecha de su nacimiento, 3 de mayo de 1469, y algunos datos sobre su familia. Se supone que su infancia y primera juventud las pasó en Florencia en la propiedad de sus padres, en San Casciano in Val di Pesa.
   
Se sabe que su familia era antigua y de origen señorial. Los Maquiavelo llegaron en el siglo XIII a establecerse en Florencia en el barrio Oltrarno cerca del Ponte Vecchio, donde desempeñaron varios cargos públicos, como el de prior y el de gonfaloniero.

A diferencia de tantas grandes familias florentinas dedicadas al comercio o a la banca, ellos no se enriquecieron.

Bernardo Maquiavelo, padre de Nicolás, jurisconsulto y tesorero de la Marca de Ancona, fue un hombre austero. Su madre, Bartolomea di Stefano Nelli, de familia antigua y arruinada, era mujer de letras y escribía poesías.

Al parecer, los estudios de Nicolás fueron bastante buenos. Aprendió el griego y llegó a ser buen latinista. En el plano de la inteligencia y la cultura, fue producto de una ciudad excepcional.

Desde hacía dos siglos Florencia había dado al mundo grandes escritores, innumerables artistas de primera línea, y en la época del Renacimiento, su genio, se manifestaba en todos los dominios.

Durante la juventud de Maquiavelo, la república de Florencia era uno de los seis principales estados de la península. Los otros eran el estado Saboyano- Piamontés, el ducado de Milán, la república de Venecia, el estado Pontificio y el reino de Nápoles.

Había en la península muchos otros estados de menor importancia que, sin embargo, desempeñaban un papel político como la república de Génova, el ducado de Ferrara, el marquesado de Mantua, el ducado de Urbino y las repúblicas de Siena y de Lucca.

En 1469, año del nacimiento de Maquiavelo, el estado Florentino era una república. No  una democracia en el sentido que hoy le damos.

Durante largo tiempo las facciones rivales habían dividido la ciudad: gibelinos y güelfos. Blancos y negros, partidarios de los Donati y de los Cerchi, de los Albizzi o de los Ricci

Los Medici se habían elevado poco a poco. Pusieron  su inmensa fortuna al servicio de su ambición y  para adular al pueblo en el cual se apoyaban.

Cosme de Medici había engrandecido el prestigio de la familia al dar su protección a los escritores y a los artistas. Su hijo Pedro era enfermizo y pobre de espíritu.

Lorenzo, hijo de Pedro, dotado de una inteligencia superior, supo dirigir con arte los negocios del Estado al mismo tiempo que sus propios asuntos y se ganó el nombre de Magnifico por su habilidad política y su mecenazgo. Lorenzo ejercía un poder casi absoluto, mismo del que no se quejaba la mayoría de la población pues había sabido procurar al estado florentino la paz y la prosperidad.

Durante todas las épocas, la república de Florencia había estado en conflicto continuo con varios nobles y gobernantes de diferentes ciudades de la península, y con países vecinos.

Le  era necesario contar con una cancillería para llevar a cabo una multitud de cuidadosas negociaciones para mantener la paz y la estabilidad interna.

Dicha cancillería contaba con un cuerpo diplomático que tenía una eficiencia regular y a veces los tratados no eran del todo satisfactorios lo que provocaba disgusto severo entre la población

Fue así como surgió dentro de la república un fraile dominico que se entronizó en el púlpito y movió peligrosamente con sus hábiles discursos a la mayoría del pueblo

Era Girolamo Savonarola, quien organizó las famosas hogueras de vanidad en donde todos los florentinos estaban invitados a arrojar todos sus objetos de lujo y sus cosméticos

Además de libros que se consideraban licenciosos

Savonarola predicaba duramente contra el lujo, el lucro, la depravación de los poderosos y la corrupción de la iglesia católica. La búsqueda de gloria y la sodomía. Predicó con severidad contra los Medici y contra el papa Alejandro VI, lo que le valió la excomunión y la introducción de sus obras literarias en el índice de libros prohibidos por la Iglesia. Fue condenado a la hoguera por la Inquisición.

La iglesia católica declinaba y vivía momentos desastrosos.

Gobernada por Alejandro VI, el papa Borgia invistió a su hijo, el duque de Gandía, con el ducado de Benevento y con dos señorías, la de Terracina y la de Ponte Corvo.

Por otra parte, le confirió a su hijo menor César de 22 años (ya cardenal), legado pontificio para ir a Nápoles a coronar al rey Federico de Aragón.

A los pocos días moría el duque de Gandía y se inició el encumbramiento político de César Borgia. Siempre se ha sospechado fuertemente que César fue el que asesino a su hermano.

Como gran observador de los acontecimientos de su época, Maquiavelo continuamente aprendía. Le tocó vivir la conspiración de julio de 1497 que organizaron los partidarios de los Medici, así como la ejecución y muerte de los organizadores.

Con todos los acontecimientos vividos, Maquiavelo tomó un gran interés por los negocios públicos y se presentó como candidato al puesto de jefe de la segunda cancillería florentina.

Al vencer a tres oponentes   fue nombrado canciller el 19 de junio de 1498. Un mes después, aún con su puesto, el 14 de julio, fue agregado a los diez magistrados encargados de la guerra y de los asuntos exteriores con un sueldo sumamente modesto

Su nombramiento en estos dos empleos fue renovado constantemente hasta que fue destituido en 1512 cuando cayó el gobierno republicano

En el siguiente capítulo, y último, más de Maquiavelo.

craveloygalindo@gmail.com

TE RECOMIENDO
01 de febrero de 2017

         Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Lo álgido de estos días nos lleva a platicarles un consejo que me acaban de proporcionar. Hacen la observación que a los contendientes les bajarán los humos, con la siguiente recomendación

Y como creemos que a la mejor ayuda a la situación del mundo, los  invitamos a seguirla. Como nosotros.

En efecto, es cierto que una noche de plácido descanso es esencial para comenzar bien el día. Hay muchas cosas que puedes hacer para asegurarte un sueño de calidad y hoy hablamos de un hecho que probablemente no  consideras antes: acostarse con un par de calcetines frescos.

La investigación del sueño indica una correlación entre una mayor dilatación de la sangre en nuestras extremidades (vasodilatación) y quedarse dormido rápidamente.

El uso de calcetines hará esto por tus pies y en consecuencia, te dormirás más rápidamente.

Dormir requiere que nuestra temperatura corporal interna central disminuya, mientras que nuestra piel permanezca caliente.

Cubrirte con mantas y calcetines calienta tu piel, dilata los vasos sanguíneos y facilita el intercambio de calor que baja la temperatura interna.

Esto le indica al cerebro, que es hora de dormir, tres  beneficios:    

1. Evita los sudores nocturnos y los sofocos. Ayuda al  cuerpo a regular mejor su temperatura - mientras se enfría.

2. Mejora la piel seca durante los inviernos fríos, a personas que tienen los pies demasiado secos o agrietados.

 Esto puede causar dolor, y un poco de complejo  Una gran manera de combatir esta sequedad es humedecer los pies antes de ir a la cama y luego ponerse  un par de calcetines de algodón fresco.

3. Prevén los ataques de la enfermedad de Raynaud (La enfermedad de Raynaud es una condición de las células sanguíneas, que causa una severa reacción excesiva al frío. Puede originar llagas y muerte de los tejidos).

Usar calcetines mientras duermes ayuda a regular la temperatura corporal y disminuye las posibilidades de que esta enfermedad se manifieste.

La medicina tradicional china  descubrió  que podemos acceder directamente a nuestros órganos y sistema nervioso por nuestros pies. Es el principio básico de la reflexología

Los pies son particularmente importantes en dicha disciplina oriental, porque las plantas de los pies tienen miles de terminaciones nerviosas que funcionan como circuitos eléctricos de gran alcance.

1.      Reducir la Fiebre

En caso de fiebre: remoja algunos  discos/almohadillas de  algodón con vinagre de sidra de manzana, exprime el exceso de humedad. A la hora de acostarte pon el algodón ligeramente humedecido en los calcetines. El vinagre ayudará a aumentar el flujo sanguíneo, que es excelente para limitar las fiebres. También puede fortalecer tu sistema inmunológico. Nota: Si tomas  pastillas para dormir o cualquier otro medicamento líquido, no uses este remedio.

2.      Prevenir la Tos

 Este viejo método ruso es una manera eficaz de desterrar las toscas toses invernales. Simplemente pon 1-2 cucharadas de mostaza en polvo en tus calcetines. Póntelos y luego, sobre estos, ponte otro par de calcetines. Cambia los calcetines por unos limpios por la mañana o, en caso de mucha tos, reemplázalos por un nuevo par doble -con mostaza. Repite el procedimiento tantos días y noches como sea necesario.

3. Purificar y Limpiar la Sangre

La cebolla y el ajo son conocidos por ser capaces de matar las bacterias dañinas que acechan en el sistema digestivo, a la vez que purifican la sangre. ¿Y si los cortamos en rodajas finas para colocarlos en los calcetines? Sus vapores sulfurosos se filtran a través de las plantas de los pies, ayudando a purificar y desintoxicar.

Este remedio es particularmente bueno para combatir la gripe, resfriados y problemas de los senos. Repite durante varios días y noches si es necesario, asegurándote de reemplazar los calcetines y el ajo/cebolla cada 8 horas.

4. Calentar Mejor tus Pies

Consumir pimiento rojo aumenta la circulación de los dedos de manos y pies. El mismo efecto se puede lograr colocando cayena en tus zapatos o calcetines. El pimiento rojo dilata los vasos sanguíneos en los pies, estimulando el flujo sanguíneo y calentando los pies. Para algunos el efecto es instantáneo, mientras que para otros tarda un poco más.

Nunca uses los mismos calcetines que llevaste durante todo el día. Ponte siempre un par limpio y fresco para evitar una acumulación bacteriana (que puede originar infecciones fungicidas/ hongos). Después de quitarte los calcetines del día, limpia los pies y sécalos completamente, especialmente entre los dedos.

Elegir los calcetines adecuados también es muy importante. Debe haber espacio suficiente para que el flujo de aire se mueva alrededor de tus pies, evitando el sobrecalentamiento y la sudoración. Si tus pies están demasiado calientes, el número de bacterias crecerá. Compra un par de calcetines de fibra natural y que no sean muy gruesos.

Estamos seguros que estos consejos son la mejor política que podemos encontrar en estos días, tan agitados por culpa del canijo Werito.

craveloygalindo@gmail.com

El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. Todos los derechos están reservados.
Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado.
 Reportajes Metropolitanos - Derechos Reservados © 2006  www.reportajesmetroplitanos.com.mx